Artículos

COMPANIA_NACIONAL_DE_TEATRO_SIN_REPUBLICA.jpg

Prensa MPPC (12/01/2018) Las nuevas riendas de la Compañía Nacional de Teatro las asumió el reconocido director Carlos Arroyo, desde el pasado miércoles 10 de enero de este año 2018 con el objetivo de continuar consolidando, unificando y fortaleciendo la labor de los hombres y mujeres de las artes escénicas en el país. 

 

Arroyo, quien tiene 35 años dedicado al mundo de las tablas, expresó que los grandes retos a enfrentar en su gestión serán “la visión ideológica y creativa de la teatralidad venezolana”; expandir el abanico de oportunidades para los artistas con la conformación de repertorios y producciones, además de “unificar a estos hombre y mujeres a través de núcleos de elencos estables en cada una de las regiones de Venezuela”. 

 

El oriundo del estado Portuguesa, agregó además que en esta nueva etapa de la institución apostará al fortalecimiento de la dramaturgia, actuación, producción e investigación desde la “dimensión conceptual del teatro local, donde podamos vernos reflejados”; la generación de nuevos espacios para abarcar un mayor número de artistas, dramaturgos, productores y técnicos para fomentar la “felicidad a partir del teatro”; la activación de un “plan piloto” de repertorios fijos en los estados Miranda, Sucre y Portuguesa, que luego se extenderá por el territorio nacional, todo ello bajo el lema: “El Teatro Piensa”. 

 

“A partir del pensamiento, el fortalecimiento y la unificación del teatro en el país queremos que las artes escénicas sean masivas y que estos proyectos de la compañía se impulsen desde el Plan Reverón 2018 como desarrollo de los procesos de identidad nacional”, enfatizó Arroyo. 

 

Asimismo, el director de la reconocida obra Peludas en el Cielo recordó que seguirá trabajando bajo las líneas de la institución en la búsqueda de seguir consolidando los estímulos creativos a través de las premiaciones, estrenos y coproducciones, repertorio, investigaciones, formación y capacitación, el Circuito Nacional de Teatro y los Convenios de Cooperación cultural.

 

Caldera deja un legado 

El presidente saliente Alfredo Caldera, dejó en su paso por la institución un legado de grandes logros que enaltecieron, consolidaron y visibilizaron las artes escénicas en el país entre los que destacan: la activación de la Red Nacional de Teatro en función de fortalecer el trabajo del Estado con el Poder Popular, en ese sentido la organización del 2° Congreso de Teatro y Circo, la reactivación del Circuito Nacional de Teatro, el apoyo a los festivales nacionales e internacionales, así como también a la Red Nacional de Títiriteros, capítulo Unima Venezuela, y la Red Nacional de Arte Circense. 

 

Asimismo, durante la gestión que realizó Caldera por más de cinco años al frente del CNT se logró que la acción del teatro trascendiera a nivel nacional producto de las articulaciones y convenios con gobernaciones, entes adscritos, alcaldías e instituciones culturales. 

 

Por último, el también sociólogo se destacó como promotor y creador de dos de los principales galardones del teatro venezolano: Premio Nacional de Dramaturgia Apacuana y Concurso de Ensayos sobre Teatro, siendo uno de sus éxitos más resaltantes la nueva conformación del elenco estable y su gran estreno con la obra del maestro Román Chalbaud, El Pez que Fuma, con más de 12 mil espectadores en el Teatro Teresa Carreño en 2017.

 

Más de tres décadas en el teatro 

El reconocido director de teatro, Carlos Arroyo, quien nació en la población Paraíso de Chabasquén en el estado Portuguesa en el año 1964, tiene 35 años de carrera dedicados al teatro nacional, se formó en la escuela de teatro Porfirio Rodríguez, en Caracas, y tiene un doctorado otorgado por la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte) como “Maestro Honorario”, fue el creador de uno de los encuentros culturales más importantes del país, el Festival de Teatro de Occidente (FTO). 

 

Arroyo tiene en su haber más de 70 montajes, entre las que destacan: “La Colección del Peregrino”, “Peludas en el Cielo”, “Robinson en la casa de Asterión”, entre otras importantes piezas que han traspasado nuestras fronteras y se han escenificado en países como Italia, Grecia, España, Chipre, México, República Dominicana, Cuba, Colombia, Argentina, Perú, Ecuador, entre otras latitudes. (FIN)

T y F: Prensa Compañía Nacional de Teatro