Adán Chávez a Almagro: “Aquí hay un pueblo dispuesto a defender la Revolución”

min adan

Prensa MPPC (20/03/2017) El ministro del Poder Popular para la Cultura, Adán Chávez, rechazó categóricamente los recientes ataques injerencistas perpetrados contra Venezuela por el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, OEA, Luis Almagro, quien tiene como objetivo impulsar una intervención extranjera en el país.

El 14 de marzo, Almagro tuvo la osadía de exigir "elecciones generales completas a la mayor en brevedad" en Venezuela, en franco atropello a la institucionalidad nacional que posee instrumentos legales para planificar y decidir sobre comicios. Esta nueva demostración de injerencia quedó plasmada en un informe que consignó ante la presidencia del Consejo de la organización continental.

A través de un artículo, publicado este domingo por la Agencia Venezolana de Noticias, titulado "¡Almagro y su peligrosa obsesión por Venezuela!" en su columna Sentir Bolivariano que reapareció "después de un breve período", el también vicepresidente de Asuntos Internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, aseguró que estas agresiones no son más que el reflejo de un trastorno maníaco obsesivo del funcionario que ha disfrazado bajo el argumento de una supuesta crisis institucional para ofender a nuestra Patria, arremeter contra el pueblo e intentar promover la violencia en el territorio nacional.

El igualmente miembro de la Dirección Nacional del PSUV recordó que el pueblo venezolano es un pueblo consciente, que no se doblegará ni arrodillará ante los intereses de la derecha, porque gracias al Comandante Hugo Chávez Frías entendió la importancia de defender su libertad e independencia.

Asimismo, reafirmó el compromiso del Gobierno Bolivariano de seguir librando la batalla de las ideas para derrotar de raíz al sistema capitalista y consolidar la construcción del verdadero socialismo en la región.

A continuación el artículo íntegro:

Volvemos hoy con las entregas semanales del Sentir Bolivariano, después de un breve período en que dimos prioridad al proceso para asumir las nuevas tareas asignadas por la dirección de nuestro Gobierno Bolivariano y Chavista. Seguiremos, modesta y humildemente, poniendo nuestro "granito de arena" para contribuir en la batalla de las ideas que estamos librando.

"Venezuela va a luchar. Con Carta Democrática o sin Carta Democrática, Venezuela no se va a doblegar, y si nos pretenden acorralar, vamos a pelear de frente, que lo sepa el mundo entero, Venezuela no se va a entregar, no se va a arrodillar, y vamos a luchar con las mismas fuerzas que hemos luchado contra golpes, contra todo tipo de intervencionismo durante 17 años". A nueve meses de estas palabras pronunciadas por nuestro Presidente Nicolás Maduro, las retomamos para ratificar que en las mismas se expresa la decisión inquebrantable de la gran mayoría del pueblo venezolano que hoy condena con firmeza las inaceptables, serviles e injerencistas declaraciones del Sr. Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos.

Otra vez el Sr. Almagro, aquejado sin dudas por un trastorno maníaco obsesivo con Venezuela, traspasa todos los límites y con el argumento de una supuesta crisis institucional en nuestro país, exige cambios inmediatos e invoca la aplicación de la Carta "Antidemocrática" contra Venezuela. En su calidad de Secretario General del organismo interamericano, Almagro abandona descaradamente la supuesta neutralidad de su cargo para ofender a nuestra Patria, arremeter de nuevo contra todos los venezolanos e intentar promover la violencia contra nuestro pueblo.

¿De qué otra manera pueden entenderse llamados cómo el siguiente?: "Aprobar la suspensión del desnaturalizado gobierno venezolano es el más claro esfuerzo y gesto que podemos hacer en este momento por la gente del país, por la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia"..."Hoy en Venezuela ningún ciudadano tiene posibilidades de hacer valer sus derechos; si el Gobierno desea encarcelarlos, lo hace; si desea torturarlos, los tortura; si lo desea, no los presenta a un juez; si lo desea, no instruye acusación fiscal. El ciudadano ha quedado completamente a merced de un régimen autoritario que niega los más elementales derechos".

En su informe, que más que un informe es un insulto a la inteligencia, el señor Almagro expresa además, asuntos sumamente peligrosos para la vida en paz de los venezolanos y las venezolanas, sobre todo cuando señala: "La Constitución ha dejado de tener sentido". Esa afirmación no es otra cosa que la incitación a desconocer la Carta Magna.

Con expresiones tan alucinadas sobre Venezuela, queda claramente descubierta la pretensión del Sr. Luis Almagro de intentar crear el falso escenario que puede conducir incluso a una intervención militar extranjera, sueño anhelado por la oposición antipatria venezolana, la derecha más agresiva del continente y el poder imperial. ¿Pensarán el Sr. Almagro y sus amos, que este pueblo, consciente y organizado, se quedará de brazos cruzados y se dejará arrebatar las conquistas sociales alcanzadas a lo largo de 18 años de proceso revolucionario?

En su compulsión recurrente y con absoluta desfachatez, Almagro también afirma que Venezuela viola todos los artículos de la Carta Democrática de la OEA, aunque la más elemental lectura de dicho instrumento diplomático lo desmiente de manera terminante. Fuera de toda cordura y práctica diplomática, con inusitada soberbia, Almagro pretende enfrentar a la organización con un estado miembro, sin ningún mandato de los países que la integran y sin señalar un solo argumento que justifique tal acción injerencista.

Dice el señor Almagro que en Venezuela se ha producido una ruptura del hilo constitucional y solicita "suspender a Venezuela —de la OEA— si no realiza elecciones generales, completas, a la mayor brevedad posible". Solo una persona que ha perdido la capacidad para analizar objetivamente lo que sucede en nuestro país, es capaz de hacer un señalamiento tan temerario. Pareciera, también, que el señor Almagro desconoce las leyes venezolanas y las decisiones que ya ha tomado el Consejo Nacional Electoral en materia de convocatoria a eventos electorales.

¿No se ha enterado el señor Almagro que en 18 años se han realizado veinte elecciones en Venezuela, cifra sin precedentes en la vida republicana del continente? Las elecciones en Venezuela, Sr. Almagro, se realizan sobre la base de la Ley Electoral. Aquí no me extiendo en lo que nadie logra entender y que dice el antes mencionado personaje, sobre el llamado a "elecciones generales y completas". Al menos, este señor, debería tener la decencia de informarse de las disposiciones legales de un país, del que permanentemente está opinando.

Al Sr. Almagro, en cuya mente perturbada aparece de manera constante la Patria de Bolívar y Chávez, quiero recordarle que aquí hay un pueblo dispuesto a defender lo construido en estos años de Revolución, un pueblo que cada día tiene más fortaleza moral y más conciencia, porque está convencido de que defiende un proyecto revolucionario que no es un plan coyuntural, es un proyecto histórico. Es el gran proyecto de Miranda, que fue amasándose con los siglos; el gran proyecto de Bolívar, de Sucre, de Zamora, de Simón Rodríguez, de Chávez, de todos ellos. Un gran proyecto histórico que llegó para quedarse, y que a nosotros corresponde llevarlo al punto de no retorno.

Nuestro Comandante Chávez, del que conmemoramos en estos días cuatros años de su paso a la inmortalidad, nos preparó y nos dejó el compromiso de defender al precio que sea necesario la independencia, la paz, la soberanía, el derecho a la libre determinación y a la felicidad de todas y todos los venezolanos. No aceptamos intervencionismos ni injerencias de ninguna naturaleza; es tiempo de respeto, cooperación y equidad entre nuestros pueblos. Nuestro sistema político, económico y social lo decidimos nosotros, las y los venezolanos.

Junto a todos los seres humanos de buena voluntad que en el mundo nos acompañan, junto a los gobiernos dignos del continente, junto a los pueblos irredentos que luchan por un mundo mejor y posible, vamos a seguir construyendo la Patria de nuestros hijos e hijas, de nuestros nietos y nietas, de todas nuestras futuras generaciones; la Patria grande que soñó Bolívar, la Patria latinoamericana y caribeña. Con Chávez iluminando nuestro camino, seguimos en batalla hacia nuevas victorias. Nada ni nadie nos detendrá.

¡Viva nuestro pueblo!

¡Viva la Patria Latinocaribeña!

¡Venceremos!

Caracas, 19 de marzo de 2017