Fecha

Jul 12 2023

Hora

08:00 - 18:00

12 de julio de 1872: Nacimiento de Pedro Emilio Coll

En la ciudad de Caracas, el 12 de julio de 1872, nació el Hijo de Emilia Núñez Márquez y Pedro Coll Otero, quien era dueño de una importante imprenta llamada “Bolívar”, por lo que desde muy joven se involucró con diferentes escritores de la época.

Además fue destacado escritor, periodista, ensayista y político venezolano, Pedro Emilio Coll, reconocido como uno de los principales promotores del modernismo literario de Venezuela.

Dejó inconclusos sus estudios universitarios para dedicarse, a partir de los 22 años de edad, al arte literario, fundando la revista “Cosmópolis” (1894-1895), junto con Luis Manuel Urbaneja Achelpohl y Pedro César Dominici. Dicha revista fue considerada como la publicación que inició el movimiento modernista en la literatura en el país.

Publicó sus textos bajo los seudónimos Juan de Caracas y A.R. Lequín, además trabajó como colaborador de “El Cojo Ilustrado”, entre 1895 y 1907, donde salió publicada su obra más conocida, el cuento “El diente roto”, que se transformó en un clásico literario.

En 1897 contrajo matrimonio con Paulita Borges Delgado y partió al Reino Unido como cónsul en Southampton, por lo que se residenció en Londres y, luego, en París. Allí ejerció funciones diplomáticas entre 1897 y 1899, tiempo en el cual también trabajó con la revista “Mercure de France” editada en la capital francesa, específicamente en la sección Letras Hispanoamericanas.

Regresó a Venezuela en julio de 1899. A partir de entonces ocupó distintos cargos públicos, ente ellos: director del Ministerio de Fomento (1900), secretario de Instrucción Pública, cónsul general de Venezuela en París (1915), secretario de la Delegación de Venezuela en Madrid (1916 a 1924), fiscal de Bancos (entre 1924 y 1926), presidente del Congreso Nacional (1926) e inspector de Consulados en Europa (de 1927 a 1933).

En 1934, la Academia Nacional de la Historia lo recibe como Individuo de Número, asignándole el Sillón letra “F”.

Ejerció nuevamente un cargo diplomático entre 1935 hasta 1939 por lo que se estableció en España en pleno desarrollo de la guerra civil.

De nuevo en suelo venezolano fue designado bibliotecario de la Academia Nacional de la Historia en 1941 y en 1911 se le incorporó como Individuo de Número de la Academia de la Lengua.

En su haber literario destacan las obras: “Palabras” (1896), “El Castillo de Elsinor” (1901), “Las divinas personas” (1925), “La escondida senda” (1927) y “El paso errante” (1948), “La colina de los sueños” (1959) y “La vida literaria” (1972).

Pedro Emilio Coll falleció en Caracas, el 20 de marzo de 1947.