Search
Close this search box.
Prensa MPPC (26/01/2023) El Museo Antropológico de Quíbor Francisco Tamayo Yépez ganó el Premio Ibermuseos de educación; siendo Colombia, Argentina, Chile, Portugal, Brasil, México, España y Venezuela los seleccionados de entre un total de 17 países iberoamericanos.
El proyecto titulado “El Museo va a la escuela: llevando nuestro patrimonio a las comunidades” que tiene como objetivo valorizar, defender y reivindicar el patrimonio cultural, la historia y la memoria fue el merecedor de este reconocimiento en la II categoría, la cual fomenta la realización de propuestas innovadoras e inéditos, no ejecutados, que estén en fase de diseño o planificación.
Al respecto, Rubia Vásquez, antropólogo especializada en arqueología y directora del Museo Antropológico de Quíbor Francisco Tamayo Yépez explica que el proyecto ganador a ejecutarse contempla 4 etapas, y la primera de ellas fue la de preproducción, donde se definieron los cuatro liceos participantes; en la segunda etapa cada uno de esos grupos integrados por estudiantes de 5to año presentarían una propuesta arqueológica, paleontológica o antropológica de la zona; la ejecución de estas ideas con el acompañamiento del museo sería la tercera y la cuarta la realización de una gran feria científica, donde se le mostrará a la comunidad los resultados.
Rubia enfatizó que esta propuesta responde a un trabajo sistemático que ha venido desarrollando la institución larense a lo largo de más de 15 años donde ha sensibilizado y concientizado a la comunidad hacia el patrimonio arqueológico, vital para esa región del país está inmersa en gran riqueza arqueológica.
“La mayoría de las comunidades de Lara están cerca o encima o al lado de sitios arqueológicos”. Y agregó que tuvieron especial interés en seleccionar escuelas cercanas a sitios arqueológicos, ubicadas en áreas semi rurales, zonas abundantes en yacimientos arqueológicos”.
A su juicio, la importancia del proyecto El Museo va a la escuela: llevando nuestro patrimonio a las comunidades” es que en primer lugar da a conocer nuestro patrimonio arqueológico y el hecho antropológico, lo que previene los saqueos de materiales arqueológicos, ayuda a valorar y a organizar las salas expositivas de ese patrimonio en esa comunidad (espacios de resguardo).
En segundo lugar es la siembra de conciencia y en tercer lugar es que permite organizar salas comunitarias que se vuelven luego museos comunitarios .
Esta amante de los vestigios de nuestra memoria indica que muchos de esos niños “tienen siembras y es cotidiano, bien porque trabajen con la agricultura y hacen hallazgos: entonces como están sensibilizados o traen las piezas o nos participan para que excavemos donde hay material arqueológico. De hecho el museo ha participado en muchas excavaciones “.
Informa que el trabajo educativo del museo abarca tanto la educación primaria como la secundaria, pero en el caso del proyecto ganador está enfocado solos en grupos de 4to y 5to año del liceo. ” Con propuestas más formales que dejen frutos para el liceo, para la comunidad”. Añade que los jóvenes en ese nivel educativo requieren y proponen libremente un proyecto para graduarse, en cambio en primaria la concientización se limita a otras acciones como paseos, excursiones y presentaciones.
Recordemos que Museo Arqueológico de Quibor es el más importante en el país en este rubro. Esta institución es un ente adscrito al Centro Nacional de Historia, que pertenece al Ministerio del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno.
T y F : Prensa FMN