Search
Close this search box.

190 años protegiendo el acervo documental venezolano

Prensa MPPC (13/7/2023) “La institución cultural más antigua de Venezuela”, así reza la consigna que encabeza la conmemoración de la creación de la Biblioteca Nacional, ocurrida hace 190 años, el 13 de julio de 1833, y que al día de hoy se mantiene incólume en el proceso de conservación, preservación y promoción de la cultura e historia de la patria.

La idea de crear una Biblioteca Nacional en Venezuela, se remonta al año 1810, coincidiendo con la lucha por la independencia y consolidación de Venezuela como República; año en que es divulgado en Caracas el documento del ideólogo y patriota Juan Germán Roscio, donde él plantea la necesidad de crear una biblioteca pública, para la formación de la nueva ciudadanía, difundir los ideales de los movimientos independentistas de los patriotas, y que llegara, también, a todo el pueblo, proyecto que no se concretó por las guerras de la independencia.

En 1814, Simón Bolívar hizo otro intento e impartió orientaciones, al patriota Carlos Arévalo, para la instauración de una biblioteca pública en Caracas, con materiales de despachos y oficinas gubernamentales, obras que habían pertenecido a los exiliados realistas, libros prohibidos por la inquisición y donaciones privadas; tarea que quedó inconclusa por los nuevos ataques de tropas realistas. Casi dos décadas más tarde, durante la presidencia de José Antonio Páez, el 13 de julio de 1833, se establece la creación de la Biblioteca Nacional de Venezuela, y en el decreto se dispuso que formarían parte de esta institución los libros que ya habían sido reunidos por Carlos Arévalo en 1814, además, librerías y archivos de los extinguidos conventos, colecciones de las universidades y colegios de la época y futuros. Su misión principal se centró en dos aspectos fundamentales: ser centro de consulta e información para el buen desempeño de los funcionarios del gobierno, y brindar acceso a todos los ciudadanos para contribuir y mejorar su educación. Cumpliéndose así la idea primordial plasmada en el pensamiento de Juan Germán Roscio, sobre una biblioteca pública en Caracas: “Todos los ciudadanos, sin distinción de clases, tendrán derecho a concurrir a leer a la Biblioteca…”. En 1922 la Biblioteca Nacional es instalada entre la Universidad Central y el antiguo Palacio de Exposiciones, donde permaneció durante décadas del Siglo XX.

Lo que empezó siendo la idea de un hombre a favor del desarrollo de su país, se convirtió en un hecho que ha sido construido por venezolanos y venezolanas durante décadas, hasta ser lo que es en hoy en día: el ente que resguarda más de seis millones de obras bibliográficas y no bibliográfica de Venezuela, sobre Venezuela, latinoamérica y otras regiones del mundo. Además, se encarga de promocionar y divulgar el patrimonio cultural, histórico y documental venezolano, y coordinar el sistema de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, asegurando que el conocimiento llegue a cada ciudadano y ciudadana que se encuentra a lo largo y ancho del país.

Patrimonio documental de la Patria

El Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Biblioteca, fue creado en 1977, con la finalidad de concentrar el acervo documental bibliográfico y no bibliográfico de Venezuela. Está conformado por la sede principal ubicada en Caracas, Foro Libertador, y la Red de Bibliotecas Públicas, que abarca un amplio número de sedes tanto en el área metropolitana del Distrito Capital, los estados La Guaira y Miranda, así como en el resto del territorio nacional. Asimismo, la sede principal, cuenta con diversos servicios integrados por el conjunto de obras
clasificadas según su formato de publicación.

Los servicios que ofrece la Biblioteca Nacional de Venezuela son: la Colección Bibliográfica, constituida por la Colección Documental Antigua, la Bibliográfica Contemporánea y Febres Cordero, ubicada en Mérida; la Colección Audiovisual, que está subdividida en Sonido y Cine y la Obras Planas; la Colección de Publicaciones Seriadas, conformada por Publicaciones Oficiales y la Colección Hemerográfica; y por último, el Servicio de Orientación y Referencias, al que forma parte el Centro de Documentación e Información Bibliotecológica, conocido por sus siglas CEDINBI. Esta institución también cuenta con la Sala de Discapacidad Visual, la Biblioteca Digital César Rengifo y el Centro de Conservación y Preservacion.

El intenso e ininterrumpido avance que ha acaecido en la Biblioteca Nacional de Venezuela durante los 190 años de su historia, ha enriquecido su memoria documental con material sonoro, obras bibliográficas modernas y antiguas, folletos, mapas, decretos gubernamentales, periódicos, revistas, gacetas, fotografías, postales, obras cinematográficas, diccionarios, enciclopedias, partituras, y sin fin de materiales publicados que han cumplido con el objetivo de documentar los conocimientos y el desarrollo cultural nacional.

Este mes de julio, las trabajadoras y los trabajadoras de la Biblioteca Nacional, celebran 190 aniversario, con orgullo y grandeza, años de ardua labor, siguiendo los lineamientos del Gobierno Bolivariano desde el ámbito histórico, cultural, cumpliendo misiones fundamentales: custodiar y preservar la memoria documental e venezolana, divulgar este patrimonio venezolano; ser promotor de la lectura de cada una de las comunidades donde hay una Biblioteca Pública, y garantizar el derecho constitucional del acceso al libro y la información.

Quienes allí trabajan conmemoran un año más de llevar a cada uno de los usuarios y usuarias el conocimiento que alberga la Biblioteca Nacional, la institución cultural más antigua de Venezuela.

T y F :  Prensa IABNSB

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram