45 Aniversario de la creación del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas

Prensa MPPC (27/07/2022) El 27 de julio de 1977 se promulgó la Ley de Creación del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, IABNSB, que hoy arriba a su 45º Aniversario como ente rector del Centro Nacional de Orientación y Referencia; del Archivo Audiovisual de Venezuela, del Centro Nacional de Preservación Documental, la Hemeroteca Nacional, del sistema nacional de Bibliotecas Públicas y del Programa de Servicios de Atención al Público.

Aunque han transcurrido 189 años desde que se publicara el decreto de creación de la Biblioteca Nacional, el 13 de julio de 1833, firmado por el vicepresidente Andrés Narvarte, durante la presidencia del Gral. José Antonio Páez; la creación de esa primera biblioteca pública para Caracas, dista mucho de la hermosa institución con la que hoy cuenta la República Bolivariana de Venezuela.

Es a partir de la promulgación de su Ley, el 27 de julio de 1977, cuando la Biblioteca Nacional de Venezuela se convierte en Instituto Autónomo, y en depositaria del acervo documental bibliográfico y no bibliográfico de Venezuela y venezolanista, comienza a tener aires de modernidad, y sus colecciones empiezan a ser clasificadas, catalogadas y ordenadas de acuerdo a normativas internacionales, al punto que su estructura, proyectos y programas se convirtieron en referente importante para las Bibliotecas Nacionales de toda América Latina.

El espacio que ocupaba en el Palacio de las Academias, entre las esquinas de La Bolsa y San Francisco, no sólo había quedado pequeño, sino que además no ofrecía las condiciones adecuadas para el mantenimiento y la preservación de las colecciones, por lo que comienzan a estudiarse las diversas posibilidades de mudanza.

Sus colecciones habían crecido, a la par de los servicios que prestaba la Institución, y la biblioteca se encontraba fragmentada en diversas sedes; se requería de una edificación grande, moderna y con suficientes espacios para los depósitos. En la década de los 80 del pasado Siglo XX, se inicia la construcción de su actual sede, en unos terrenos adyacentes al Panteón Nacional.

En lo que hoy conocemos como Complejo Cultural Foro Libertador,  los arquitectos Tomás y Eduardo Sanabria, diseñaron una imponente edificación en forma de L, con 80 mil metros cuadrados de servicios culturales e informativos, que albergarían a la Biblioteca Nacional y al Archivo General de la Nación; y en la actualidad, se ha brindado albergue a otras instituciones oficiales que hacen vida en sus espacios; tales como el Centro Nacional de Fotografía, Vive TV y otros.

Las mudanzas a la nueva sede se fueron realizando en forma progresiva, dando prioridad a lo que verdaderamente la tenía. Mudar todos los servicios y colecciones, con el cuidado que cada una requería, más las distintas dependencias administrativas, fue una tarea titánica que se desarrolló por espacio de casi diez años, entre 1988 y 1998. A partir de allí, se fueron adecuando los espacios y las salas de lectura, hasta convertirse en la importante edificación cultural que conocemos hoy.

 

La Biblioteca Nacional llega pues a los 189 años de su creación, y al 45 aniversario del IABNSB, siendo la rectora de dos grandes programas, el sistema nacional de bibliotecas públicas, con más de 700 servicios en todo el país, entre la Red Metropolitana y las Redes Estadales; y el Programa de Servicios de Atención al Público, en su sede principal del Foro Libertador en la capital, y la Biblioteca Febres Cordero en el estado Mérida.

Siendo una de las instituciones culturales más antiguas del país, la Biblioteca Nacional ha comprendido muy bien su misión; la cual va más allá de preservar la memoria histórica y documental de la nación, se trata de ponerla al servicio de todos sus usuarios y usuarias, investigadores, docentes, estudiantes y productores de diversas áreas, quienes se sirven de sus colecciones, y de la experiencia y el conocimiento que sobre ellas tienen sus referencistas.

A objeto de democratizar más toda esa memoria que se atesora en las distintas colecciones, y ofrecer un mayor acceso a documentos, que hasta hace poco eran prácticamente inaccesibles, se puso en marcha la Biblioteca Digital de Venezuela César Rengifo, utilizando la digitalización como un medio eficaz para la preservación documental y a su vez favorecer, tanto a personas discapacitadas, como a quienes se encuentren lejos de la capital o con dificultad para acercarse al Complejo Cultural Foro Libertador.

A lo largo de estos 45 años, también se han creado espacios de formación y se han fortalecido los ya existentes, en el área de Promoción de la Lectura y de las Ciencias de la Información y la Comunicación. En cuanto a la Cooperación Técnica Internacional, la Biblioteca Nacional ha estrechado vínculos con las distintas representaciones diplomáticas en Venezuela; así como también con las Bibliotecas Nacionales del mundo.

Tanto las bibliotecas públicas en todo el país, como los distintos servicios que ofrece la Biblioteca Nacional, cuentan con libre acceso, son espacios vivos de acción permanente, lugares abiertos que propician el encuentro con la palabra, la lectura, la cultura general, la información y la recreación. Pese a las limitaciones impuestas por la pandemia, y al cuidado de las medidas de bioseguridad, nuestros servicios están abiertos para el conocimiento y el disfrute de todas y todos los venezolanos.

T y F :Prensa IABNSB

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram