Search
Close this search box.

Cultores venezolanos se unen para rendir tributo a la vida y legado de la artista Julieta Hernández víctima de femicidio

Prensa MPPC (14/01/2024).- La Casona Cultural Aquiles Nazoa fue el escenario para que este domingo se rindiera homenaje a la artista circense venezolana, Julieta Hernández, víctima de femicidio en Brasil, con la participación de artistas circenses, mimos, zanqueros, malabaristas, muralistas, cultores, cantantes, cineastas, payasos y autoridades del ámbito cultural.

En la actividad el ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas Poljak ofreció detalles de un mural pintado por Carolina Jiménez y Víctor Rodríguez, Forastero, que marca el inicio del nuevo espacio “Julieta Hernández”, ubicado en el recinto cultural para llenar de colores, música, circo, malabares y actividades infantiles para recordar a la artista venezolana.

“Creo que podría ser el mejor saldo de toda esta consternación que hemos vivido, que pueda haber un espacio de las artes escénicas, particularmente de las artes circenses, para ir al encuentro de este sector que tiene unas aspiraciones y unas demandas muy específicas para las cuales nosotros desde el MPPC extendemos nuestra mano y así convenir una agenda de lucha común que realce cada vez más los derechos de los niños y niñas de la patria”, aseveró.

Villegas comentó que en la actividad hubo una contradicción de sentimientos, al seguir conmovidos y estremecidos por las abominables circunstancias de la desaparición física de esta payasa, ciclista, artista, cantora, nómada, “que en vida fue una verdadera embajadora de la paz de Venezuela por nuestra América”, dijo.

Añadió que al mismo tiempo siente la sonrisa de niñas y niños a los que Julieta Hernández consagró su vida. “Las puertas de La Casona Cultural Aquiles Nazoa han abierto de par en par para albergar a todos los artistas. Creo que el mejor homenaje a Julieta es no sucumbir ante la tristeza, persistir en la alegría, y que podamos nosotros alrededor de este inmenso liderazgo que ella está demostrando tener, generar un gran movimiento que nos hermane con artistas de Brasil y los artistas venezolanos”, manifestó el titular de Cultura.

El ministro Villegas destacó que hoy Julieta se convierte en un símbolo del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, y de las luchas por desnudar los lazos terribles del patriarcado que se expresan en diversos ámbitos de la sociedad.

Villegas abogó por los derechos plenos de las mujeres frente a todo trato violento no sólo físico sino simbólico, e inclusive cultural, de quienes pintan a la mujer como objeto y mercancía, traduciendose en presiones denigrantes que ameritan el despertar de la conciencia de toda la humanidad.

“En este sentido la Gran Misión Venezuela Mujer tiene una pertinencia en el vértice de los derechos de la mujer a una vida libre de violencia como política pública impulsada por el presidente Nicolás Maduro”, señaló.

Durante el homenaje el ministro Villegas dió una cordial bienvenida a la familia de Hernández, entre ellos, su madre, Julieta Emma Martínez; su hermana, Sofía Cecilia Hernández Martínez; y sus tías, Carmen Alicia Martínez y Constanza Martínez, a quienes mostró su afecto.

En tal sentido, Verónica Seijas, amiga de Hernández, quien trajo su primera bicicleta, comentó anécdotas y experiencias vividas junto a Julieta Hernández desde el momento en que se conocieron hace más de 15 años durante sus estudios de veterinaria.

“Su primer viaje en bicicleta lo organizamos juntas por Paria, estado Sucre, en la búsqueda de cantautores, fundaciones de protección animal, y artistas plásticos de toda la península”, recordó.

Relató que en su misma bicicleta salió a Río de Janeiro, Brasil, a continuar su sueño y estudios de teatro. “Puedo decir que soy una amiga y hermana de la vida de Julieta”.

Todas las artes por Julieta Hernández

Como parte de las muestras de homenaje, artistas, artesanos, la Red de Payasos Venezolanos, entre otros grupos culturales dijeron presente durante una tarde llena de colorido en honor a la multifacética Julieta Hernández.

A propósito del encuentro, los payasos Gocharito Magia (Gonzalo Vielma) y Pepita (Deisy González), del sector 23 de Enero, recordaron la amistad con Hernández y se comprometieron a continuar la lucha con su arte en las comunidades. “Julieta siempre fue una mujer luchadora que nos inspira a seguir llevando alegría a todos y que nunca se pierda la luz del arte circense”, manifestaron.

Por su parte, Noel Márquez, presidente del combativo Grupo Madera, también participó con su mensaje de amor por Hernández y a su noble obra. “Es un tributo eterno a la mujer que nos entregó su vida, obra y sonrisa en el arte”.

Alexander Villalba, quien caracteriza a un payaso que representa la alegría de la parroquia Santa Rosalía, en Caracas, sostuvo que todos los artistas deben sentir el legado y la sonrisa de Julieta viva en sus corazones. “Hay que rechazar toda práctica de violencia y no dar espacio al odio”.

El muralista Víctor Rodríguez, conocido como Forastero, destacó que conoció a Julieta Hernández y ahora se encargó de plasmar la alegría de la artista venezolana en una obra que quedará en los espacios de La Casona Cultural. “Estamos visibilizando una realidad de las mujeres para prender un faro de esperanza en honor a Julieta y todo lo que ella nos dió”, comentó.

Asimismo, Jessica Rodríguez, de la agrupación Circo Unido de Venezuela, argumentó que “Julieta fue una mujer maravillosa, que entregaba amor, que amaba a los niños, ella es alegría, es arte”.

Igualmente, a la actividad se sumó Evelyn Cacique “La payasa Chocolatica”, quien repudió toda forma de opresión patriarcalista, pero resaltó la alegría que siempre transmitió Hernández en su huella por el mundo.

Otro de los artistas presentes fue Sandino Primera, quien recordó que Julieta Hernández fue una creadora integral. “Todas las iniciativas culturales para honrarla se quedarán cortas, Julieta es un ejemplo que con su bicicleta se movilizó por el mundo”, expresó.

Sobre Julieta Hernández

Julieta Ines Hernández Martínez, una artista callejera venezolana de 38 años, llevaba ocho años viviendo en Brasil, pero decidió regresar en bicicleta a Venezuela, su país de origen. No lo logró porque en el camino fue brutalmente asesinada.

La artista que se definía como migrante, nómada, payasa, titiritera y cicloturista, estaba desaparecida desde el 23 de diciembre, y su cuerpo fue hallado el pasado 5 de enero, enterrado en una zona boscosa en la ciudad de Presidente Figueiredo, en el estado brasileño de Amazonas.

La artista venezolana residía en Sao Paulo, y era conocida por su personaje de la “Payasa Jujuba”, una interpretación que era parte del repertorio de una asociación feminista denominada “Circo di SóLadies”.

T: Prensa MPPC/ Franquis Toledo

F: Roiner Ross

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram