Hoy recordamos el Centenario del nacimiento del maestro Jesús Soto

Prensa MPPC (05/06/2023).- La historia del maestro Jesús Soto es conmovedora y  evidencia que sí es posible cumplir los sueños, este emblemático creador estaría cumpliendo 100 años este lunes 5 de junio.

Jesús Soto nació el 5 de junio de 1923 en Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela. Su familia era muy pobre y su sed creativa la plasmaba en la pared con carbón o con los labiales de sus tías, hasta que su abuelita que trabajaba en la casa de una familia pudiente le regaló unos creyones de colores, él ni tenía para comprarlos y sólo los vendían en Caracas.
Así nos narra la vida de Soto la escritora Rossana Iamnello en el texto infantil del Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio “Soto el niño que se convirtió en  artista”.
Soto tenía en ese tiempo un burro llamado Comino y siempre hacía los mandados, también trabajaba en la lechería de uno de sus tíos.
No pudo hacer el bachillerato y a partir de los 16 años se dedicó a pintar letras y carteles, entre ellos de cine, hacía  hasta 50 diarios; de esa manera aportaba dinero a su familia.
En ese devenir fue becado e inició sus estudios de arte en Caracas. Se fijaba en los grandes maestros de la plástica. De Picasso y Braque le llamaba la atención la geometría y la perspectiva; de Matisse la ruptura con la antigüedad y la búsqueda de la naturaleza a través del color.
Por su parte le fascinaba la obra de Piet Mondrian.
Empezó pintando bodegones y paisajes, en ese devenir  llegó a un punto en que se propuso darle movimiento a la obra rígida basándose en líneas verticales y horizontales “Quiero introducir la cuarta dimensión en la obra de arte” llegando así al cinetismo.
Recordemos que el cinetismo está relacionado directamente con el movimiento real o aparente obtenido a través de las ilusión óptica.
Cabe destacar que uno de los mayores aportes de este icónico maestro  han sido los penetrables, donde el espectador disfruta siendo parte de la obra, tocándola, interactuando con ella. Se ha dicho que el arte de Soto es inseparable del observador, sólo puede estar completo con la ilusión percibida por la mente como resultado de la observación.
Los trabajos de esta gloria nacional se exhiben en diversos rincones del mundo colecciones de museos y espacios urbanos, entre ellos: MoMA y Museo Guggenheim de Nueva York, Centro Georges Pompidou en París, Museo Reina Sofia en Madrid, Estadio Olimpico de Seúl en Corea del Sur.
Jesús Soto  murió en París, Francia 14 de enero de 2005.
T y F: Prensa FMN

noticias destacadas

archivo de
noticias

Archivos

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram