Search
Close this search box.

Manifestaciones representativas del Patrimonio Cultural Inmaterial del estado Miranda acompañaron la bajada de los Palmeros de Chacao

Prensa MPPC (25/03/2024).- Las cinco manifestaciones patrimoniales del estado Miranda ingresadas a las listas representativas del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, acompañaron este sábado la bajada de los Palmeros de Chacao en la entrega de una carta de apoyo y adhesión a la Gran Misión Viva Venezuela mi Patria Querida, para exaltar los valores identitarios de la tradición y lo afirmativo venezolano.

La tradicional bajada de la palma bendita del Waraira Repano para la conmemoración de la Semana Santa contó, este año, con la presencia de los Diablos Danzantes de Yare; Parranda de San Pedro de Guatire; Bandos y Parrandas de los santos inocentes de Caucagua; y Sanjuaneros de Mamporal, quienes junto a los palmeros de Chacao, declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, así como pastores del niño Jesús de los Teques y burriquitas de Miranda, expresaron su deseo de contribuir al Vértice 7: “Más Patrimonio Cultural” de la Gran Misión Viva Venezuela Mi Patria Querida, lanzada por el presidente Nicolás Maduro Moros.

El documento fue recibido por el Viceministro de Identidad y Diversidad Cultural, Ignacio Barreto, en representación del ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas.

“Es maravilloso que se unan las tradiciones patrimoniales, realmente es extraordinario este encuentro de la diversidad y de tesoro patrimonial que tiene Venezuela”, señaló.

Barreto añadió que las autoridades culturales seguirán luchando por la preservación del patrimonio y la memoria del pueblo “y con este documento seguiremos impulsando los planes culturales”, comentó.

La tradición de los Palmeros de Chacao inició en el siglo XVIII por el sacerdote José Antonio Mohedano, quien con su promesa dió inicio a una cultura religiosa que año tras año se fortalece.

En 1776, motivado por los estragos de una epidemia de fiebre amarilla que disminuyó la mitad de la población de la localidad de Chacao, el padre José Antonio Mohedano, en medio de oraciones por la recuperación de la población, decidió enviar a peones a la montaña, hoy conocida como Waraira Repano, para traer palmas que luego serían bendecidas y entregadas a las familias que tenían enfermos convalecientes.

T: Prensa MPPC/ Franquis Toledo

F: Prensa MPPC

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram