Search
Close this search box.

Realizador chileno Álvaro de la Peña: El patrimonio fílmico representa la historia de los pueblos

Prensa MPPC (20/04/2023).- La preservación y restauración del material fílmico y audiovisual, es importante para salvaguardar la historia de los pueblos, así lo afirmó este 18 de abril el realizador chileno Álvaro de la Peña durante un conversatorio en la sala MBA (Museo de Bellas Artes) de la Fundación Cinemateca Nacional (FCN) adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

“Es importante preservar estos materiales… porque son lo único que tenemos como referencia de vida real y de la realidad de nuestro continente; así podemos ver cómo evoluciona el ser humano que estilo de vida teníamos antes y cómo varían las formas de vida”, manifestó, al tiempo que contó el proceso de restauración de la película Queridos Compañeros de Pablo de la Barra, un clásico del cine chileno bañado de nostalgia, desaparecidos, exilio y desarraigo.

“Mi manera de trabajar, es a partir del principio de la fotografía y las películas fotoquímicas. El proceso que realicé, partió de un material que está dañado y en base a esa misma técnica que se utilizaba tradicionalmente en el proceso fotoquímico, la aplicamos al proceso digital”, explicó el restaurador, haciendo énfasis en el minucioso trabajo de la recuperación de las capas de color, aplicada a los soportes fílmicos.

“Cuando uno tenía una copia y no tenía negativos, sino solo el positivo, hacías un internegativo que es una copia fotoquímica de bajo contraste de saturación. Con esta película, usamos el mismo principio, hicimos un intermediario digital que en este caso está full HD… Utilice un software DaVinci que permite subir el contraste de los colores, la saturación de la película… todo partiendo del proceso análogo para respetar el proceso histórico con que se realizó la película”, agrega el especialista.

Queridos Compañeros,  se desarrolla durante el régimen de Eduardo Frei y narra la historia de un grupo de jóvenes -entre ellos José y Vicente- que conspiran contra el Gobierno, planeando cuidadosamente una estrategia para perpetrar el asalto a un banco; hecho consumado luego de varios inconvenientes.

Lo interesante de la cinta, es que su grabación fue interrumpida en 1973 a causa del golpe de Estado en contra de Salvador Allende. Años más tarde, su realizador Pablo de la Barra, exiliado en Venezuela, logra salvar el metraje de imagen y retomar la realización que culmina en 1977. Sus elementos y su trama, fueron reelaborados, tratando de incorporar de manera reflexiva la perspectiva que aporta el tiempo y el espacio.

“En estos tiempos se habla solo de lo digital, sin respetar la forma en cómo se realizaban antes las películas, debemos creo yo, regirnos por lo que se hacía antes, hay que respetar y valorar eso, no atropellándolo con lo digital para poder hacer una restauración correcta. Siempre se tiende a abusar de la tecnología porque no hay un conocimiento de la historia”, reflexionó Álvaro de la Peña.

T y F: Prensa FCN

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram