Search
Close this search box.

Roberto Hernández Montoya defendió la dignidad del pensamiento

Prensa MPPC (16/07/2023).- Si algo defendió Roberto Hernández Montoya fue precisamente la dignidad del pensamiento, y el desafío de tener ideas claras en un mundo que parece haberse olvidado de la ética y los proyectos trascendentales de la humanidad”.

Así lo manifestó Freddy Ñáñez, Vicepresidente ejecutivo de cultura, comunicación y turismo, nombre del Presidente de la República Nicolás Maduro Moro y de su esposa Cilia Flores, la Primera Combatiente, quienes fueron amigos entrañables de Roberto Hernández Montoya, siempre en las buenas y en las malas

Me encomendaron traer la palabra de aliento y decir que le estaremos acompañando con lecturas y recuerdos y él seguramente nos acompañará en ese otro viaje que emprende”, destacó el Vicepresidente y ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información.

Freddy Ñáñez habló también a nombre del gabinete ministerial, y del personal de Venezolana de Televisión, donde Roberto Hernández Montoya compartió durante dieciséis años realizando el programa “Los Roberto” (“Cómo ustedes pueden ver”): “Hablo también a nombre de los hombres y mujeres de a pie que seguían a diario sus comentarios, opiniones, ideas, y los gestos que tuvo a favor de la venezolanidad y la inteligencia”, destacó.

Comentó que el filósofo es el hombre más libre de la sociedad. “El hombre, la mujer que entregan su alma a la inteligencia para cultivar el pensamiento siguen la senda más larga y empinada pero definitivamente la más feliz. Roberto no es un hombre que podamos asociar a la tragedia, la tristeza, a despedidas. Decirle adiós parece algo imposible. Digamos solamente: Roberto, hasta cada rato que tengamos para defender la inteligencia, defender a Venezuela, por defender esta revolución que es de esperanza, de la inteligencia y la sensibilidad”.

Hacer pensar con la sonrisa

Ernesto Villegas, ministro del Poder Popular para la Cultura, expresó que Roberto Hernández Montoya ha sido probablemente el funcionario público con más tiempo en el ejercicio de su responsabilidades, “pero como decíamos, eso de funcionario no le prestaba mucho. Antes que un funcionario era un inmenso ser humano entregado a la cultura de su pueblo. Era delicioso intercambiar palabras. En nuestro caso, siendo más jóvenes que él, lo delicioso era escucharlo”.

Explicó que era necesario hacerle honores en la Casa de Rómulo Gallegos y anunció que su obra dispersa será recopilada e integrada para hacer un libro con con los escritos de distintas épocas y tribunas, en las cuales estuvo presente la pluma de Roberto Hernández Montoya.

Roberto nos agradecerá que lo despidamos con una sonrisa. Por supuesto que tenemos tristeza, pero la sonrisa que siempre le acompañó es el mejor homenaje. Le escucharnos siempre buscando la vuelta para encontrar la reflexión sonreída, lo que no es sencillo. Es más fácil hacer llorar y hacer reír; pero hacer pensar con la sonrisa sólo lo logran algunos”, subrayó Villegas.

El ministro Ernesto Villegas extendió su saludo a las compañeras y compañeros del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, fundación adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura: “Roberto Hernández Montoya nos seguirá acompañando en tareas que vienen, porque en su homenaje se emprenderán prontamente trabajos de intervención en estos espacios de la mano de la vicepresidencia ejecutiva de la República para recuperar la infraestructura de la Fundación Celarg, y ponerla a la altura de una institución de su tamaño y potencial”.

Al respecto, destacó que el liderazgo que ha ejercido Roberto Hernández Montoya ha de mantenerse se cuenta con la Fundación Celarg para la promoción de los estudios latinoamericanos y de otras dinámicas culturales, particularmente la investigación, la poesía y los talleres que tienen la impronta de Roberto Hernández Montoya.

No podemos perder la permanente inquietud de Roberto de visualizar esos valores que contribuyen a la identidad cultural venezolano, para que no decaigamos en las luchas que están por venir. La diversidad cultural venezolana demanda muchos más hombres y mujeres de la talla de Roberto Hernández Montoya, y será inspiración para las luchas culturales”, insistió el titular de Cultura.

Después de la intervención de las autoridades, familiares de Roberto Hernández Montoya, recibieron la Orden Francisco de Miranda en su primera clase, que le fue otorgada de modo post-mortem.

Trabajadores expresaron su sentir

Roberto Hernández Montoya fue un jefe amigo, lo que nos es fácil de conseguir. Era un ser que tenía una amplitud de pensamiento enorme y una cultura inabarcable. Había tenido muchas experiencias en la vida y las hacía valer. Además era extremadamente respetuoso del pensamiento ajeno, de los aportes ajenos. Era feminista de corazón. No solamente porque quedaba bien o porque era políticamente correcto, sino porque entendía lo que es la justicia, la igualdad. Era igualitario en lo continente”.

Así lo manifestó la profesora Alba Carosio, quien sostiene que Roberto Hernández Montoya “era una persona extremadamente comprometida con todo este proceso que ha sido un proceso popular, un proceso desde las catacumbas, desde lo más oculto de la sociedad y Roberto nunca claudicó”.

Añade que Hernández Montoya “tenía amplitud de comprensión de los fenómenos humanos y sociales. Tenía gran aprecio por la literatura y las artes. Y sabía entender que la literatura nos permite vivir muchas vidas, y esas son todas las vidas que vivió, y por las cuales seguirá viviendo entre quienes lo conocimos. Es lo que nos deja a sus compañeros y compañeras de trabajo, que nos reuníamos muchas veces a contar chistes y hacer humor, porque el humor es también una manera que practicó Roberto de comprender la realidad y de profundizarla. Y ese es el otro gran aporte que nos deja”.

T y F: Prensa Celarg

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram