Sensei Alejandro Mata junto a sus alumnos llevó el Kárate Do al Museo de Ciencias

Prensa MPPC (20/09/2022).- En los jardines del Museo de Ciencias (MUCI) de la Fundación Museos Nacionales (FMN, @fundacionmuseos / www.fmn.gob.ve), se llevó a cabo una exhibición de Kárate Do. El espectáculo deportivo fue conducido por el sensei Alejando Mata, quien junto a sus alumnos de la organización Inou-ha de Venezuela mostraron las habilidades adquiridas en este milenario arte marcial japonés.

Presenciado por un nutrido grupo de personas de todas las edades, entre niños y adultos, la exhibición consistió en una clínica informativa donde el sensei Mata explicó un poco de historia de este deporte de amplio arraigo en el mundo; sus orígenes, modalidades y técnicas (karate-do, kata y kumite).

“El objetivo es incentivar a los niños, jóvenes y adultos a la práctica del kárate do. Hoy tenemos reunidos unos 20 atletas desde los 4 hasta los 14 años quienes participan en esta exhibición para atraer más personas a la práctica de este deporte. Los muchachos aquí reunidos también participan en competiciones nacionales”, expresó Mata.

Sobre ese punto, el sensei puntualizó que para septiembre participarán en la Copa Cansen de Venezuela, a celebrarse en Los Teques (Miranda) y en los Nacionales a celebrarse en Barquisimero, Lara, en octubre próximo.

Acerca de la práctica del kárate do, Mata detalló que este conlleva a varios beneficios: entre los físicos afirmó que mejora la motricidad, la coordinación, mejora la ubicación  mental en el tiempo y el espacio. Aparte tiene beneficios a nivel físico como concentración autocontrol, entre otros.

“El límite es solo la voluntad del practicante. Es un deporte que incluso puede ser practicado por personas en situación de discapacidad, como por ejemplo autismo y otras discapacidades físicas”, resaltó el sensei.

Para aquellas personas interesadas en iniciar el “camino de la mano limpia”, pueden obtener información acercándose a la sede administrativa del Museo de Ciencias, ubicada en la Plaza de los Museos (Los Caobos, Caracas). También pueden consultar las redes sociales del MUCI: @museo.ciencias, (Instragram); Museo de Ciencias en Facebook y @museo_ciencias en Twitter. También están los números telefónicos 04126110534 y 04125905649 y el correo senseialejandomata@gmail.com.

La mano limpia

Originario de las islas Ryukyu (Okinawa), el germen del kárate-do se inició en el siglo XVI. En esa época estuvo caracterizada por el uso de los puños llamadas Te / to-de / tuidi, combinado con otras técnicas de la lucha nativa o tegum); e influenciado por algunos estilos de las artes marciales chinas como el kung-fu y, en menor medida, por otras disciplinas provenientes de países como Tailandia, Filipinas e Indonesia.

El término “kárate”, procedente de un vocablo japonés, se puede traducir como “mano limpia”, que está compuesto por dos componentes léxicos nipones. Por un lado, tenemos “kata”, que significa “limpio”, y por otro “te”, que quiere decir “mano”.

En el siglo XX el kárate-do fue influenciado por varios conceptos técnicos, tácticos y filosóficos procedentes de algunas de las artes marciales japonesas modernas, como: el kendo, el judo, y el aikido. En un principio, El “Te” siendo el arte antecesor al karate moderno surgió de la necesidad de los guerreros nobles de la isla (llamados  pechin) de proteger al último rey de Okinawa, Sho Tai, y a sí mismos de los abusos perpetrados por los guerreros samuráis, quienes integraban parte de los invasores del clan Satsuma, que en el siglo XVII llegaron al archipiélago Ryukyu.

Poco a poco, el “Te” fue desarrollado en el reino de Ryukyu, y posteriormente se expandió: se enseñó en Japón después de la era Taisho (siglo XX), donde fue renombrado como Karate-Do, como consecuencia de los intercambios culturales entre los japoneses y los habitantes de las islas Ryukyu, incorporándose a la cultura de las artes marciales tradicionales del Japón.

El kárate-do moderno se caracteriza por el empleo de golpes de puño, bloqueos, patadas y golpes de mano abierta, donde las técnicas reciben varios nombres, según la zona del cuerpo a defender o atacar. Sin embargo, el kárate-do no restringe su repertorio solo a estos, ya que además incluye varios barridos, algunos lanzamientos y derribos, unas pocas luxaciones articulares; además de golpes a puntos vulnerables, y a puntos nerviosos.

De hecho, el kárate-do ha evolucionado en diversas técnicas, que ya se cuentan por decenas, aunque las más célebres son el shotokan, el kyokushinkai, el wado ryu, el goju ryo o el shito ryu.

T y F: Prensa FMN

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram