Search
Close this search box.

UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES OTORGA PREMIO “ALMA CHISPEANTES” AL ARAGUEÑO NINO PÓCATERRA

Prensa MPPC (07/03/2024).- Con una trayectoria artística que le ha acompañado durante 20 años, el reconocido performancista aragüeño Nino Pocaterra llega a nuestro lugar de encuentro como lo ha hecho en ocasiones anteriores: circunspecto, sobrio y con un hablar que, aunque pausado, derrocha sinceridad y pleno dominio de los temas a los que hace referencia durante la entrevista.

El caso es que Nino Pocaterra cuenta con una óptima capacidad de reflexión para renovar su discurso estético y poético, lo que le permite innovar cada puesta en escena sin reiterar las temáticas abordadas con anterioridad, que en su opinión y aún cuando se trate de la ejecución de una misma pieza, esta siempre va a ser única e irrepetible.

Tras el saludo de rigor y rememorar un poco lo que fue la entrevista del año pasado, Pocaterra nos suelta emocionado, sin pensarlo mucho, el motivo que nos reúne en esta ocasión: el anuncio de haber sido galardonado doblemente con el Premio Internacional ‘Alma Chispeantes’ otorgado por la Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) que tiene sus sedes en Lima, Perú, y en Querétaro, México, conjuntamente con la organización Mil Mentes por México, por sus trabajos performáticos ‘Reverón Rumores de Inspiración’ y ‘Adagio de Hilo Azul’.

El ejemplo chamánico de Armando Reverón 

En relación a ‘Reverón Rumores de Inspiración’ el artista afirma que la UHE selecciona su trabajo debido a que “la institución al ver el performance se pregunta ¿Quién es Armando Reverón para Nino Pocaterra?, y notan que en el mismo destacó y proyectó toda la trayectoria e información que existe sobre el pintor cuya fecha de natalicio fue elegida como identificación para celebrar el Día Nacional del Artista Plástico en Venezuela”.

“Reverón fue un personaje preponderante no solo de la cultura venezolana sino de la cultura a nivel mundial, y prueba de ello es que en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York (MOMA), uno de los museos más importantes del mundo, hay una exposición permanente de la vida y obra del ‘Mago de la Luz’, como era apodado Armando Reverón, además de la publicación de un libro en idioma inglés con toda una retrospectiva de su biografía tanto personal como de su obra plástica”, agrega Pocaterra.

Nino recuerda que una de las primeras referencias que tuvo sobre Armando Reverón, lo remonta a sus 6 años de edad cuando su señora madre sintonizó en el canal 8 un documental elaborado por Margot Benacerraf sobre Armando Reverón. “En ese trabajo la cineasta destacaba el desarrollo espiritual del artista, que hacía todo con las manos, y fue allí cuando mi madre puso de relieve algo que nunca se borró de mi mente: Reverón no esperaba a que nadie le solucionara sus carencias, sino que se las arreglaba para suplir todo lo que le faltaba con sus propias manos y, en este sentido, mi madre afirmó que todo lo que uno se propone se puede alcanzar”.

Otro aspecto de Reverón que Pocaterra afirma le marcó de por vida es que “el maestro en una especie de rito se ataba un cordón en la cintura como símbolo de la separación entre lo carnal y lo espiritual, y que de una manera chamánica pero consciente se enfrentaba a espacios inimaginados de la propia luz, que era la luz que veía al momento de enfrentarse al lienzo cuando creaba lo que tenía en su mente”.

Pocaterra confiesa la gran influencia que ha tenido Armando Reverón en su trabajo artístico, sin embargo, destaca que lo que más le ha impactado del maestro era “su modo de vida que al mismo era tiempo alucinante, fuera de lo común y ordinario, y que debido al carácter visionario que tenía en su obra, en la que manejaba un concepto y una ideología artística bien definidos, su vida se transformaba en una especie de representación teatral, de manera que puede decirse que la vida misma de Armando Reverón fue un gran performance”.

En otro orden de ideas, Nino Pocaterra destaca el apoyo que le brindan su padre y sus dos madres a las investigaciones y trabajos que realiza como artista, a tal punto que la noche previa al desarrollo del performance ‘Reverón Rumores de Inspiración’, luego de ellos tres leyeran el texto de la obra, le otorgaron su “bendición” a través de los consejos ofrecidos y que redundaron en el éxito de la jornada.

Adagio de Hilo Azul

En cuanto a ‘Adagio del Hilo Azul’, Pocaterra cuenta que esta historia es el hilo conductor de la vida misma en el que un pedazo de grama, un pedazo de color verde, cansado de que su vida no pasara de allí, se atrevió a ser azul y fue este cambio el que le hizo caer en cuenta que estaba amando mereciendo ser amado.

“Adagio de Hilo Azul es una poesía extensa pero muy fuerte y contundente, que asombró al jurado por considerarla una poesía enriquecida, una cosa natural, una confesión en modo de poesía, digamos infinita, de una persona que se encuentra consigo misma, que se encuentra en su verdad propia, y no le da vergüenza exponerse al mundo porque a la hora del final todos nos exponemos al mundo donde cada persona es diferente a la otra y en el que todos somos la propia vida, entonces cuando esa poesía se suelta y la persona empieza a pensar ¿quién soy yo y a qué no me he atrevido yo?, porque el problema de la vida es no atreverse”.

En este sentido, afirma Pocaterra, “lo importante de atreverse es lograr romper los lazos que se tienen con los estereotipos, los cánones y paradigmas que dictan las academias y los doctos en materia del arte, quienes suelen recortar, con sus críticas especializadas u opiniones, la obra o el trabajo del artista, y es por esa razón que tenemos a genios que han tenido completo éxito como Picasso con su cubismo, o a Botero con sus gorditos y gorditas, porque se atrevieron a salir del molde de los ‘cánones de la belleza’ creyendo y defendiendo sus postulados, porque aquí quien no sepa a conciencia lo que está haciendo y no defienda con argumentos valederos sus propios postulados, está poniendo su cuello como artista en la guillotina y no solo el cuello de él sino también el de su obra”.

El arte sin personalidad no evoluciona

“Cuando las cosas adquieren forma también adquieren nombre, cuando las cosas adquieren nombre tienen personalidad, y algo sin personalidad no va a funcionar, las cosas tienen que crecer y evolucionar, y así como un dibujo necesita el tiempo necesario para ser terminado la obra de un artista culminará al tiempo debido de ser culminada. Es por esta razón que yo soy evolutivo, no me he estancado, al igual que mi obra que tiene distintas edades”, refiere el performancista.

A todas estas influencias artísticas, razones y argumentos, es que Nino Pocaterra atribuye el éxito que tuvo su obra para ser tomada en cuenta en el otorgamiento del doble premio internacional ‘Alma Chispeantes’ por parte de la Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) Perú – México, al tiempo que, sin despojarse de su vestidura de humildad, recuerda que el año 2022 fue galardonado por primera vez por la misma institución con el Premio ‘César Vallejo’ a la Excelencia Artística, distinción que replicó nuevamente en mayo de 2023 esta vez en la categoría ‘Premio a la Excelencia’.

La entrevista culmina con abrazo fraterno y con una promesa que Nino deja en el aire y a la que cataloga como promesa de vida: “Voy a ir por más pero sin esperarlo, a fin de dejar en alto el nombre de Venezuela y sobre todo el de mi querido estado Aragua” al que cariñosamente llama el “huerto” y que dice le fue asignado por la divinidad para dejar sembrada una gran semilla el campo de la humanidad y de la sensibilidad humana que se llama cultura.

T y F: Prensa Gabinete Cultural Aragua

noticias destacadas

archivo de
noticias

Meses

Comparte este texto

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram